SumarioGanadero
El Arsénico: Una Problemática Argentina

por Marta I. Litter, Alicia Fernández Cirelli y Alejo Pérez Carrera (*)

El arsénico (As) es uno de los elementos tóxicos más abundantes en la corteza terrestre. El consumo prolongado de agua de bebida y alimentos contaminados con arsénico ocasiona el riesgo de contraer enfermedades relacionadas, especialmente el hidroarsenicismo crónico regional endémico (HACRE), además de diabetes, hipertensión y neuropatías, entre otras. , El efecto más característico de la exposición oral prolongada son las lesiones dermatológicas.
También se ha asociado con la aparición de cáncer de hígado, vejiga y riñón. Una vez que los síntomas aparecen, no existe tratamiento curativo para estas afecciones.

Los niveles de As en el ambiente son variables, ya que es un elemento con muy alta movilidad y capacidad de transformación química y microbiológica. La fuente del arsénico es generalmente natural, pero existen actividades humanas como la minería o la agricultura que también contribuyen a ella. El arsénico se encuentra en ambientes naturales formando parte de aproximadamente 200 diferentes minerales

Las concentraciones en cuerpos de agua varían desde menos de 1 μg/L, en aguas superficiales sin interferencias, hasta más de 400 μg/L en ríos y lagos afectados por aguas residuales geotermales e industriales, y su origen varía de acuerdo con la zona que se considere.


El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) clasifica al arsénico dentro del grupo I por las evidencias clínicas de su acción carcinogénica.1, Teniendo en cuenta los efectos tóxicos del arsénico inorgánico sobre los seres humanos y otros organismos vivos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado un límite de 10 μg/L de arsénico en agua para consumo humano. De acuerdo con este valor, la presencia de arsénico en agua para consumo humano afectaría potencialmente a alrededor de 140 millones de personas. En nuestro país, unos 4 millones de personas consumen agua con concentraciones de arsénico superiores a 10 μg/L.




Figura 1. Hiperqueratosis palmar provocada por consumo de agua con arsénico (gentileza Dr. Carlos Eduardo Padial, Prov. de Santiago del Estero).

Los efectos tóxicos del arsénico afectan a personas de todas las edades, principalmente a aquéllas que viven en la pobreza y desnutrición (Figura 2). De esta manera, se han identificado como grupos susceptibles a niños, mujeres embarazadas y en lactancia, individuos con estado nutricional deficitario e individuos con enfermedades preexistentes (sobre todo renales y hepáticas). ,



Figura 2. Condiciones de vida de los niños en zonas rurales de la Prov. de Tucumán.


Los estudios de exposición han estado relacionados habitualmente con la presencia de arsénico en el agua de bebida. En contraste, la exposición al arsénico a través de los alimentos ha recibido menos atención. La presencia de contaminantes en alimentos implica diversos riesgos para la salud humana y los identificados son generalmente de naturaleza microbiológica, química (consecuencia del uso incorrecto de medicamentos veterinarios o biocidas) o producto de la contaminación ambiental relacionada con compuestos orgánicos o elementos traza inorgánicos. Por otra parte, los animales expuestos a elevados niveles de As a través del agua de bebida o del alimento representan una posible vía de transferencia hacia el hombre a través de la cadena alimentaria (Figura 3). La cadena agroalimentaria ha sido identificada en algunos casos como factor relevante en la exposición humana a elementos tóxicos y debe ser tenida en cuenta en la evaluación de los riesgos para la salud. En particular, se ha identificado al arsénico, cadmio, cromo, cobre, plomo y selenio como elementos traza que, estando presentes en la dieta del ganado en concentraciones toleradas por los animales, pueden transferirse a los tejidos en concentraciones no aceptables para el consumo humano.


Figura 3. Ciclo del arsénico en el medio ambiente.





En la literatura, existe información acerca del contenido de arsénico en productos de origen agropecuario. Los trabajos existentes en general informan el contenido de arsénico en hígado y riñón de rumiantes que son los órganos donde se registran habitualmente las mayores concentraciones.

Por ello, es necesario generar información para predecir con exactitud la transferencia de arsénico hacia alimentos de origen animal y vegetal y también el nivel de eliminación de arsénico de los tejidos, cuando los animales han estado expuestos al elemento.

En el Centro de Estudios Transdisciplinarios del Agua de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires se han realizado estudios de concentración de arsénico en productos pecuarios como leche, hígado, riñón y músculo de bovinos en zonas de abundancia natural de arsénico. La calidad del agua de bebida animal en sistemas de producción lechera revela que los niveles de arsénico hallados superaron varias veces los límites recomendados para bovinos. Sin embargo, los niveles hallados en leche fueron bajos y el factor calculado de biotransferencia de arsénico a la leche bovina indica que el riesgo de exposición por su consumo también lo es. Asimismo, se estudiaron los niveles de arsénico en diferentes tejidos, y las mayores concentraciones fueron halladas en hígado y riñón de bovinos mientras que en músculo esquelético y en glándula mamaria fueron siempre bajos. De todas maneras, los niveles hallados en los tejidos estudiados estuvieron, en todos los casos, por debajo del límite de seguridad propuesto por el Plan CREHA de SENASA. -

Se han realizado también determinaciones de arsénico en músculo de diferentes especies de peces dulceacuícolas, hallándose gran variabilidad de concentraciones dependiendo de las especies. En el pejerrey de laguna, de particular importancia comercial y deportiva, las concentraciones de arsénico en músculo determinadas fueron inferiores al nivel sugerido como tolerable por la OMS/FAO para el consumo humano.

Los resultados permiten analizar la posible incidencia de la presencia de arsénico en ceniza volcánica y su impacto sobre diferentes matrices ambientales y sobre la producción agropecuaria, aportar al conocimiento de la transferencia de As a los productos de consumo de origen animal (producción ovina y piscicultura) y formular recomendaciones de utilidad a los productores acerca de tecnologías y formas de manejo que minimicen la transferencia a la cadena agroalimentaria.

Debemos resaltar que la contaminación de agua y alimentos provocada por arsénico es un serio problema de salud pública de importancia a nivel mundial, debido al poder carcinógeno y neurotóxico del elemento. Dado que no existe tratamiento curativo, las autoridades sanitarias deben realizar su control mediante promoción de la salud, prevención de la contaminación y saneamiento ambiental, es decir, concientizar sobre la necesidad de consumir agua potable y alimentos seguros para mantener la salud y explicar los riesgos asociados. Se debe fomentar la educación y realizar vigilancia epidemiológica y ambiental para la detección precoz.

En relación con la problemática del arsénico a nivel mundial, entre el 11 y el 16 de mayo de 2014 se realizará en Buenos Aires el 5o. Congreso Internacional de Arsénico en el Ambiente (As2014, http://www.as2014.com.ar), que contará con la asistencia de prestigiosos expertos en el tema y que expondrán trabajos en las cuatro áreas en las que se desarrollará el evento: Arsénico en Matrices Ambientales (aire, agua y suelo), Arsénico en Alimentos, Arsénico y Salud y Tecnologías de Remoción de Arsénico.




(*) Marta Irene Litter, Doctora en Ciencias Químicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con Postdoctorado la Universidad de Arizona, EE.UU.; Jefa de la División de Tecnologías de Remediación de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Investigadora Principal de CONICET y Profesora Titular de la Universidad de General San Martín. Alicia Fernández Cirelli, Doctora en Ciencias Químicas de la UBA, Profesora Titular de la misma universidad, Investigadora Principal de CONICET y Directora del Centro de Estudios Transdisciplinarios del Agua (CETA-UBA-CONICET). Alejo Pérez Carrera,  Médico Veterinario de la Facultad de Veterinaria de la UBA, Doctor de la misma universidad, Investigador de CONICET y Docente de la UBA.


Sumario
 
Leer editorial 2010
logo montanari

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 
 
Sumario Ganadero - Copyright 2009Staff Contacto Aviso Legal